Quesbath

Pros y contras de realizar una reforma por tu cuenta

Descubre cuales son las ventajas y desventajas de hacer una reforma por tu cuenta.

Cada reforma tiene características diferentes. A veces, el trabajo se reduce a repintar las paredes o reemplazar la cerámica, y otras veces es necesario reemplazar las obras de instalación, demoler paredes o construir nuevas. Las reformas sencillas se pueden llevar a cabo en unos pocos días y, por lo general, no se requieren conocimientos muy especializados. Otras reformas, de complejidad media y alta, requieren de más tiempo y una mano de obra cualificada.

Con estos trabajos más complejos, a menudo entra en juego la cuestión de los permisos, certificados o servicios técnicos. En algunos casos, incluso las actividades aparentemente simples, pueden requerir de mucho tiempo o trabajo. Como puedes ver, hay varios factores principales que determinan si podremos ser capaces de hacer el trabajo nosotros mismos. 

  • Dinero: Existe la creencia de que el trabajo realizado es más barato si somos nosotros los que realizamos la reforma. 
  • Tiempo: Pensamos que podemos hacer algo más rápido o en una fecha específica. 
  • Escasez de profesionales en el mercado: Dificultades para encontrar contratistas, falta de empresas interesadas en pequeños pedidos, etc.

Ventajas de hacer una reforma por ti mismo

Son varias las ventajas de realizar una ventaja por ti mismo, aquí te dejamos una lista con los principales beneficios. 

  • Costos: Al calcular los trabajos de reforma independientes, generalmente solo miramos el costo. Si no necesitas ponerle precio a tu propio trabajo y tiempo, entonces realizar una reforma por ti mismo puede ser una solución más económica.
  • Tiempo: A veces, la disponibilidad de los profesionales, sobre todo en reformas muy específicas, puede no ajustarse al 100% con nuestro calendario. Hacerlo por ti mismo, te hará empezar antes para acabar antes, sin depender de la disponibilidad de los demás.  
  • Libertad en la planificación del trabajo: Planificamos el horario de trabajo nosotros mismos. Elegimos los días de trabajo que queramos y la hora de ejecución que nos vengan mejor. 
  • Sin límites de tiempo: Trabajar solo significa que no tenemos que mirar la jornada laboral de ocho horas. En otras palabras, trabajamos tanto como sea necesario para realizar un trabajo específico. 
  • Control de calidad: Cuando realizamos los trabajos nosotros mismos, sabemos cómo se llevaron a cabo. Esto significa que tenemos un control total sobre la calidad de la renovación, los materiales utilizados y todos los procesos tecnológicos.

Contras de renovar por su cuenta

También es necesario mencionar las desventajas y el hecho de que no todas las ventajas tienen solo una parte buena. 

  • Tiempo necesario para realizar trabajos específicos: Trabajar solo es mucho más lento que cuando se cuenta con un equipo. Imagina que tienes tres habitaciones para reformar. Te llevará tres veces más tiempo hacerlo por tu cuenta que una empresa que envía a tres empleados a trabajar. Lamentablemente, no superarás esta limitación y contratar un asistente supone un coste adicional y puede resultar que no te salga más económico renovarlo tú mismo.
  • Falta de permisos: Las regulaciones son regulaciones, el sentido común también importa, y simplemente no tiene sentido arriesgarse. Las instalaciones defectuosas de gas o electricidad pueden ser la causa de una tragedia. Por lo tanto, siempre tenemos que subcontratar este tipo de trabajo a alguien que tenga los conocimientos y los permisos adecuados.
  • Escasez de herramientas: Cuando calculamos una renovación por nuestra cuenta, a menudo resulta que no tenemos en cuenta que un trabajo específico requiere herramientas especializadas que simplemente no tenemos a mano. Se hace necesario comprar o alquilar equipos. Trabajar con las herramientas equivocadas no siempre es posible o requiere mucho más tiempo.
  • “Solo dos manos”: Muchos trabajos que deben realizarse requieren que alguien sostenga o ayude a recoger algo. El primer ejemplo es el edificio de placas de yeso. Sin la ayuda de una segunda persona, la ejecución de este tipo de instalación es muy difícil o requiere herramientas adicionales.
  • Sin acceso a descuentos: Las empresas especializadas trabajan con proveedores, compran regularmente grandes cantidades de materiales y, por lo tanto, tienen grandes descuentos que pueden reducir los costes. Los descuentos para particulares suelen ser considerablemente inferiores que para las empresas. 
  • Conocimiento y experiencia: No todos los entusiastas de las reformas tienen el conocimiento y la experiencia necesaria para realizar el trabajo. En la práctica, esto significa que la renovación llevará más tiempo y consumirá más materiales. Los mayores costos y retrasos serán provocados por hacer cosas “por probar” o porque no salen bien a la primera. 
  • Logística de materiales: Recuerda que la reforma por tu cuenta significa no solo trabajar en el sitio de construcción, sino también encargarte de la entrega de los materiales necesarios. La logística lleva tiempo e implica los costes de organización del transporte.
  • Tamaño de la obra: Cuanto mayor sea la reforma, más trabajo te requerirá. Es solo cuestión de tiempo que la reforma se te haga demasiado pesada o te quite demasiado tiempo. Solo imagina una pareja que reforma un piso tipo estudio y les lleva más de un año acabarlo, no podrán disfrutar de su piso hasta un año después; sin contar con las innumerables peleas que pueden ir surgiendo. 
  • Sorpresas: Cada reforma conlleva el riesgo de que aparezcan cosas que no anticipamos. Las sorpresas pueden ser de muchas formas y no siempre podrás lidiar con ellas por tu cuenta.

Recomendación

Leer las ventajas y desventajas de realizar una reforma por tu cuenta debería facilitarte la toma de una decisión racional. Finalmente, a modo de resumen, te presentamos una valoración general. 

Realiza la reforma por cuenta propia si:

  • El tamaño del trabajo no es grande.
  • Tienes conocimientos y experiencia en el campo del trabajo necesario.
  • Tu presupuesto no te permite contratar especialistas, y al mismo tiempo tienes tiempo para involucrarte.
  • Dispones de tiempo necesario.
  • Puede permitirse retrasos en el retorno de la inversión.

Contrata a una empresa especialista si:

  • La escala de la renovación es grande y cubre varias áreas.
  • No tienes experiencia ni conocimiento.
  • Tienes un presupuesto que te permite utilizar especialistas.
  • Tu tiempo tiene un valor real (trabajas y ganas dinero en otro lugar).
  • Te importa un rápido retorno de la inversión.

Publicado

en

,

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0
    0
    TU CARRITO
    TU CARRITO ESTÁ VACÍOVOLVER AL CATÁLOGO